Está claro que para ver algo espectacular a la par que impresionante no hace falta irse muy lejos. Una prueba de ello son los lagos de Covadonga, un paraje natural que a nosotros (y estamos convencidos que a vosotros también) nos dejó con la boca abierta. Aunque hemos de decir que la playa de Gulpiyuri tampoco estuvo nada mal. 

 Subida a los lagos de Covadonga:

Para empezar, nada mejor que hablar sobre la subida a los lagos, la verdad que es digna de mención. Ir subiendo a través de las montañas es una pasada (sobre todo para el copiloto que puede disfrutar de las vistas) (Fotos tomadas en la bajada)

Covadonga

Lagos de covadonga

Una carretera llena de curvas en la que puede ocurrir cualquier cosa… Nosotros en medio de la subida nos encontramos con un montón de vacas bajando por la carretera. Afortunadamente, aunque alguna se pasó al carril de subida, la mayoría iban por el de bajada y pronto pudimos seguir subiendo (lo gracioso es la cantidad de coches que bajaban detrás de las vacas, imaginaos el ritmo…)

En algunas épocas del año (temporada alta) no se puede subir en coche y se sube en un autobús que vale unos 8 euros.

 

Los lagos de Covadonga

Se puede aparcar el coche prácticamente en los lagos de Covadonga, pero nosotros lo dejamos en un aparcamiento que hay un poco más abajo y dimos un paseíto disfrutando del paisaje.

La primera parada fue el mirador del Príncipe:

Luego se llega a unas minas:

Al lado de las minas se encuentran unas rocas por las que hay que pasar para llegar a los lagos:

Y al fin llegamos al primer lago, el lago La Ercina, te deja sin palabras esa mezcla de agua con las montañas de fondo… Sin ninguna duda merece una visita (o varias, nosotros seguro que volvemos)

Se me olvidaba una cosa importante… es bastante recomendable llevar una chaqueta, porque suele hacer bastante viento (vamos, que si no sales volando tienes suerte…)

Por este lago se puede pasear, cada rincón merece una foto. Y si seguimos paseando subimos hasta un punto desde donde se ven los dos lagos, el lago La Ercina y el lago Enol. Desde aquí también hay una vista increíble.

 

panoramica

Esta foto es un poco mala, pero la sacamos con el móvil y se ven los dos lagos de Covadonga

Finalmente toca volver al aparcamiento, bajando se puede pasar a ver de cerca el lago Enol, que queda de paso.

 

Mirador de la Reina:

Al bajar paramos en el Mirador de la Reina. Hay sitio para aparcar. No esta mal… pero después de haber estado arriba…

 

Covadonga:

Para terminar fuimos a ver La Santina, que también merece una visita, está metida en la roca y debajo hay una cascada, os gusten o no los santuarios, desde luego éste es digno de ver. Allí mismo hay una fuente de la que todo el mundo bebe (aunque pone que no tiene garantía sanitaria), y como no… nosotros tuvimos que beber.

Cangas de Onís:

Una visita cercana es el pueblo de Cangas de Onís. Es un buen lugar si tenéis que buscar alojamiento, ya que pilla muy cerca (a unos 12 km hasta Covadonga, luego faltaría la subida hacia los lagos)

En Cangas la vista más típica es el puente romano, pero tiene más cosas, como la estatua de San Pelayo, la iglesia parroquial, la plaza del mercado… Además, aunque solo sea paseando por sus calles tiene mucho encanto.

puente-r

También podéis parar en algún bar a disfrutar de un buena sidra asturiana (hay muchos sitios donde elegir).

Así como dato curioso… en el camino hasta Covadonga esto fue lo que nos encontramos nosotros… (divertido el adelantamiento…)

IMG-20141018-WA0031 (1)