¿Vas a visitar Bilbao y temes que tu cartera acabe llorando? Pues olvídate, porque visitar Bilbao sin dejarte un sobresueldo es posible, es más, aquí te vamos a enseñar cómo pasar un día en Bilbao a un precio low cost. Recorriendo toda la ciudad y sin privarte de lo más típico, ¡los pintxos! Nos hemos gastado 5,30€/persona incluyendo visita a museo, pintxos, comida con vistas y cena típica. Y si llueve no te preocupes, tenemos algunos planes que puedes hacer cuando llueve en Bilbao.

Hemos querido abarcar el máximo posible para las personas que vienen y solo tienen un día para verlo, pero si tienes más días, igual prefieres dividir un poco las actividades, porque el recorrido que hemos pensado hay que hacerlo rápido para que de tiempo a todo en solo un día.

Por cierto, si estás planeando una visita a Bilbao quizá te interese buscar antes un lugar donde comer. Aquí te dejamos nuestras alternativas baratas para comer en Bilbao, esperamos que os sean útiles.

Empezamos el recorrido en Termibus (San Mamés), donde se encuentran tanto el metro, como el tren y la estación de autobuses (también para ahí el autobús del aeropuerto). Un punto céntrico al que se puede acceder con mucha facilidad

A los aficionados al fútbol San Mamés ya os sonará de algo… y es que aquí se encuentra la verdadera catedral de Bilbao o como dicen otros, el campo de fútbol del Athletic.

Estadio de San Mames

Truco Low Cost para ver el campo por dentro: San Mamés se puede ver comprando una entrada para un partido, pero si quieres verlo sin gastarte ni un solo euro puedes subir al segundo piso de la tienda oficial del club (entre las puertas 0 y 26)

A mano derecha del estadio están los Jardines de La Misericordia, una residencia que da nombre también a una de las porterías de San Mamés (Portería de misericordia). Son uno de nuestros jardines favoritos de Bilbao.

Jardines de La Misericordia

Desde los propios jardines podemos ver el Sagrado Corazón de Bilbao, con esa conocida estatua que vigila el tráfico bilbaíno desde las alturas.

El Sagrado Corazón

Sin entrar en la rotonda del Sagrado Corazón, seguimos a mano izquierda y nos encontramos con la preciosa Grúa Carola, uno de los símbolos que todavía quedan vivos del pasado industrial de Bilbao.¿De dónde viene su nombre?: Al parecer, la producción se paraba cada día a la misma hora cuando una mujer de gran belleza surcaba las aguas de la ría en un gasolino desde Deusto. ¿Adivináis cómo se llamaba?

La Grúa Carola

Museo marítimo

Ahora nos dirigimos hacia uno de nuestros lugares favoritos en Bilbao, el parque de Doña Casilda o el Parque de los patos. Las fotos hablan por si solas. Nos recuerda bastante al Palacio del Zwinger de Dresden, Alemania.

Parque de Doña Casilda

Vamos caminando hacia el paseo de Abandoibarra (la ría de Bilbao), donde entre otras cosas podemos ver Bilbao a vista de ría bajando por unas escaleras y quedarnos en una de las plataformas que sirven de embarcadero para las diferentes actividades que se hacen en la ría.

Abandoibarra

En el mismo paseo también nos encontramos con la Torre Iberdrola. Por dentro es preciosa, pero los mortales no podemos entrar en ella. Lo que sí puedes es hacerte el despistado y ver la entrada, en cuanto te vean te echarán, pero al menos habrás visto el recibidor, que es precioso. También puedes mirar a través de los cristales.

Torre Iberdrola

PD: Justo frente a la torre Iberdrola está en centro comercial Zubiarte, por si os hace falta algo, pero en nuestro recorrido no entramos ahí.

Zubiarte

La torre da la Plaza Euskadi, donde están los que a nosotros nos parecen los edificios más curiosos de Bilbao, juzguen ustedes mismos. Ya estamos ahorrando para comprar un piso ahí, aunque necesitaremos más o menos dos vidas.

En esa misma plaza está el Museo Bellas Artes de Bilbao, una visita muy interesante si tienes tiempo.

Museo de Bellas Artes

Volvemos al paseo de Abandoibarra y nos encontramos con la Universidad de Deusto, un bonito edificio en el que han estudiado muchas personalidades del país. Pero lo que más nos interesa es el puente que da a la universidad, desde donde se hacen unas fotos preciosas del Guggenheim.

Universidad de Deusto

Guggenheim

¡Y llegamos al Guggenheim! Por desgracia el día que hicimos el recorrido al pequeño guardián de Bilbao, Puppy, le estaban cambiando las flores y era un esqueleto, pero volvimos otro día para hacerle una foto en todo su esplendor. Aunque también es curioso ver como es el chucho cuando no tiene flores.

Puppy cambiando de vestuario

Como es un día low cost solo entramos al hall del Guggenheim ya que la visita vale 13 euros (7,5 para estudiantes), aunque te puede salir gratis.

Después de haber visto al pequeño perrillo y el hall, bajamos las escaleras para ver algunos de los elementos más distintivos del museo, El Árbol y el Ojo de Anish Kapoor, la escultura de los tulipanes de Jeff Koons, y la araña, además del puente de La Salve.

Un día en Bilbao

Los tulipanes de Jeff Koons

La araña del Guggenheim

Siguiendo el cauce de la ría, llegamos al puente Zubizuri de Calatrava, os lo enseñamos con alfombre incluida. Si tienes cena con la suegra y lo quieres evitar a toda costa puedes pasar por este puente un poco rápido un par de veces, el castañazo está asegurado… Parece ser que el señor Calatrava se preocupa más por sus diseños que por la funcionalidad de los edificios, y por eso en Bilbao tenemos un aeropuerto con goteras y un puente que resbala cada vez que llueve…

El Zubizuri

Frente a la obra maestra de Calatrava están las torres Isozaki, las torres gemelas de Bilbao. Muy simétricas y muy azules. Que no os engañe ese nombre japonés, son Bilbaínas hasta la médula.

Las torres Isozaki

Como el estómago ya comienza a rugir, vamos a comer unos pintxos cerca de esta zona, sabemos que en Bilbao son caros, pero hemos dicho low cost, asi que todos los pintxos que vais a encontrar cuestan 1 euro. Nos vamos a El Figón (en la parte trasera del Mercado del Ensanche).

Low Cost: Pintxos a un euro todos los días. Una barra de Pintxos generosa que se va renovando cada muy poco.

Pintxos a 1 euros en el Figón

Y con las fuerzas repuestas, seguimos paseando hasta el Casco Viejo, pasando por el ayuntamiento de Bilbao, uno de los iconos de la ciudad.

El ayuntamiento de Bilbao

Una vez en el casco viejo, nos acercamos hasta la plaza Unamuno, donde se encuentran las escaleras que suben a Begoña. Son tropecientasmil así que para los que ya estéis cansados tenéis la opción de pagar y subir en ascensor del metro. Allí arriba es donde vamos a comer el bocata que nos hemos preparado antes de salir, en el Parque Etxebarria, con Bilbao a nuestros pies. Las vistas merecen mucho la pena. (si tenéis más de un día también podéis subir a comer a Artxanda). Este es un lugar propicio para pararse a comer un bocadillo. Si os lleváis una toalla os podéis sentar en la hierba. El bocadillo nos lo hicimos en casa, así que nos gastamos 0 euros, aunque si lo hubiésemos comprado nos hubiese salido por 1,45 por persona más o menos. En total, 6,75.

La plaza Unamuno

Escaleras de Mallona

Ascensor de Begoña

Comida con vistas a un precio low cost

Vistas de Bilbao

Ya que hemos subido hasta ahí arriba se puede visitar la Basílica de Begoña, que queda cerquita, pero nosotros no tuvimos tiempo porque empezamos el tour un pelín tarde.

Al bajar (de nuevo) las escaleras, nos encontramos de morros con el Museo Vasco (Euskal Museoa). No veremos el Guggenheim pero esta es una opción barata de conocer algo mas sobre la cultura vasca. La entrada para adultos cuesta 3 euros y para estudiantes 1,50 euros.

El Museo Vasco (Euskal Museoa)

Al salir del museo lo mejor es perderse entre las calles del Casco Viejo, fijarse en los edificios… entre otras cosas puedes encontrarte con la Catedral de Santiago (la única del Camino de Santiago que tiene el nombre del apóstol, además de la de Santiago de Compostela), la fuente del perro (Que en realidad es un león, pero que hace unos cuantos años confundieron con un perro) y la plaza nueva (donde hay cantidad de bares y terrazas y cada domingo se llena de niños para intercambiar cromos).

Casco Viejo de Bilbao

La Catedral de Santiago

La fuente del perro

La plaza nueva

Saliendo por las calles que están en la parte derecha de la Catedral de Santiago, nos encontramos de frente con el mercado de la Ribera. Además de la preciosa vidriera, uno de los rincones imprescindibles de este lugar son los gastrobares, en concreto en uno de ellos podéis tomar el típico pintxo de blibao, la piparra. Las tiene de todos los tipos. Además se puede disfrutar de las piparras en la terraza del local, que tiene vistas a la ría de Bilbao.

El mercado de la Ribera

Vidriera del mercado de la Ribera

Gastrobares del mercado de la Ribera

Piparras

Desde el mercado de la Ribera también podemos ver la Iglesia de San Antón, donde se encuentra un pedazo de la muralla que protegía Bilbao, y el puente de San Antón, el que sale en el escudo del Athletic.

Según salimos del mercado, seguimos hacia la izquierda con la ría, de nuevo, como guía hasta llegar al teatro Arriaga.

El teatro Arriaga

Nos dirigimos a cenar el sándwich mas típico de Bilbao, el sándwich del bar EME, así que seguimos la gran vía (en la que no te puedes perder el edificio de la Diputación Foral de Bizkaia). El precio del sandwitch es de 2,80 €

Gran vía de Bilbao

Diputación Foral de Bizkaia

Sandwich del EME

Ya con nuestro Sandwich en la mano, nos dirigimos a Moyúa donde disfrutamos de una rica cena. Aunque se nos hizo de noche, así que volvimos otro día a sacar alguna foto de Moyúa para que pudieseis verla mejor.

Moyúa

Moyúa

Plaza San José

Muy cerquita de Moyúa también está la Alhóndiga, un importante centro cultural de Bilbao. Merece la pena hacer una visitilla. (Pero viniendo más de un día, sino es difícil que de tiempo a todo)

Y así, con un sandwitch del EME terminamos nuestro día Low Cost en Bilbao. Te hemos enseñado nuestra preciosa ciudad lo mejor que hemos podido, y esperamos que te haya ayudado a la hora de planificar tu viaje. Si tienes alguna sugerencia o pregunta no dudes en dejarla en los comentarios, y si quieres invitarnos a comer unos pintxos o algo solo dinos fecha y hora 😛