Aquí tenéis 40 cosas que hacer en Budapest, una ciudad mágica que enamora.

  1. Ir a unos baños termales: Es la mejor forma de descansar después de recorrer la ciudad. Nuestros favoritos son los de Széchenyi, si quieres saber por qué pincha aquí.                                                                                                                                                   Que hacer en Budapest
  2. Subir a la cúpula de la Basílica de San Esteban: Está 96 metros de altura y son unas cuantas escaleras que parece que no terminan… pero merece la pena por las increíbles vistas que te esperan. Además, un punto a su favor es que arriba no hay verjas por lo que las fotos salen fantásticas. El precio de la subida es de 400 HUF (1,30€)
  3. Ponerte en el centro de la plaza de la Basílica de San Esteban: Así puedes observar lo grande que es. Para poder verla entera hay que ir hasta el final de la plaza. A nosotros nos impresionó mucho, porque la habíamos visto en fotos, pero al natural es taaaan grande.
  4. Visitar el parlamento de noche: Es una preciosidad, se ve todo iluminado. Hay una parada de metro (Batthyany Ter) que se encuentra justo enfrente, esta foto esta tomada allí.
  5. Visitar el parlamento:  Nos costó 6€ y se ve la sala de la corona, que es en la única en la que no se puede hacer fotos, las escaleras de los honores, que solo puede pisarla la gente condecorada por la nación húngara. Además el tour es en castellano, así que fenomenal. 
  6. Ir a comer al mercado de Budapest: La comida es muy barata (por 3-4 euros hay platos ricos) y hay mucha variedad. Además dentro del mercado también hay puestos donde comprar souvenirs.
  7. Probar un kakaóscsiga (caracoles de chocolate): Es un bollo típico húngaro que está relleno (muy relleno) de chocolate. Esta bueniiiiiisimo
  8. Ir de compras por Vaci Utca: Es la calle más turística de Budapest con una gran cantidad de restaurantes y de tiendas.
  9. Visitar el bastión de los pescadores: Es un mirador, desde allí hay una panorámica muy bonita del parlamento.
  10. Ir al Szimpla Kert: El bar ruina más famoso de Budapest. Puedes entrar simplemente a verlo, pero si quieres tomar algo te puedes sentar en un coche antiguo, en una bañera, en una sala llena de ordenadores colgados por las paredes… Yo creo que es de esos sitios que o te gusta o lo odias. A nosotros nos gustó y nos pareció muy interesante como con cosas que aparentemente son para tirar han hecho un bar muy curioso.
  11. Recorrer la avenida Andrassy Desde Erzsébet ter hasta la plaza de los héroes. Es la avenida principal de Budapest y fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2002.
  12. Ver la ciudad en barco desde el Danubio: Las vistas que hay son impresionantes. No ver Budapest desde el Danubio es como no montarte en góndola en Venecia. 
  13. Buscarle un fallo al puente de las cadenas: Hay una leyenda que dice que el arquitecto del puente retó a todos los ciudadanos de Budapest a que encontrasen un fallo en su construcción. Como estaba muy seguro de si mismo, dijo que si lo encontraban se tiraría al Danubio, y como ya os imagináis… dicen que se tiró. (Si quieres una pista, fíjate en los leones)
  14. Jugar una partida de ajedrez con un húngaro en Budapest: Un lugar en el que se puede hacer esto es en los baños termales de Szechenyi
  15. Ver el Memorial del Milenio en la plaza de los héroes: Tiene las estatuas de los líderes de las siete tribus magiares que fundaron Hungría
  16. Visitar el Pub For Sale (en frente del mercado de Budapest): Es un bar que esta cubierto por notas de los clientes, es original y recomiendan probar su goulash (nosotros no tuvimos el placer de probarlo allí…)
  17. Probar el paprika: El ingrediente más típico de Hungría (ten cuidado si eres de los que no les gusta el picante, por suerte hay diferentes grados de intensidad)
  18. Subir andando al por la colina de Buda: Así se puede disfrutar de las vistas que nos ofrece esta hermosa ciudad (también se puede subir en funicular que deja en la plaza de San Jorge y en autobús)
  19. Visitar el Castillo de Buda: Contiene la Galeria Nacional Hungara, el Museo de Historia de Budapest y la Biblioteca de Széchenyi
  20. Pasear por las calles de la zona del castillo Hay casas de los siglos XVIII y XIX preciosas, y helados por menos de 1 euro.
  21. Visitar la Iglesia de Matías en Buda: A nosotros lo que más nos gusto fue su original tejado de colores, está muy cerca del Bastión de los pescadores así que aprovecha para matar dos pájaros de un tiro. 
  22. Visitar el Hospital In The Rock: Hoy en día es un museo, pero en la Segunda Guerra Mundial fue usado como hospital. El hospital está recreado con figuras de cera y con material médico, la visita dura aproximadamente una hora y no hay en español (se puede pedir en inglés). El precio si eres menor de 26 años son 1800 HUF (5,80€), la entrada normal son 3600 HUF (11,70€). Es una visita recomendable, no sólo porque sea el hospital más original que probablemente vayas a ver nunca, sino porque cuenta cosas interesantes que tal vez no sepas sobre las técnicas médicas de hace 100 años y cuenta un poco la historia de Budapest pero siempre con el hospital como punto de referencia. Al principio de la visita ponen un video introductorio para ponerte en situación y luego comienzas a recorrer las diferentes zonas del hospital. Al final,  incluso te enseñan como suena la alarma nuclear. Un consejo: si no llevas ropa abrigada, coge una de las capas de enfermera que te prestan allí, el hospital al estar excavado en la roca es un sitio bastante frío. 
  23. Visitar el palacio de Sissi Era su residencia de verano, el Palacio Gödöllö. Lo malo es que se encuentra a 30 km de Budapest (Si vas a estar pocos días no merece la pena).
  24. Coger un telesilla hasta János-Hegy: Desde allí hay unas vistas preciosas de Budapest, sobre todo desde Erzsébet-kilátó (el mirador de Sissi)
  25. Hacerte una foto con la princesita (duende) de Budapest: Es uno de los símbolos de la ciudad. Se encuentra sentada en la valla del tranvía de espaldas al castillo (en la zona de Pest).
  26. Pasear por Isla margarita Es una gran parque situado en el Danubio entre Buda y Pest. Tiene varios jardines, restaurantes, tiene incluso un zoo.
  27. Ver el Monumento a la libertad: Se encuentra en el Monte Gellért, en la Ciudadela de Buda. Se construyó en 1947 en recuerdo a los combatientes soviéticos fallecidos durante la Segunda Guerra Mundial.
  28. Entrar a ver el edificio de la ópera: Por dentro es incluso más bonito que por fuera (sin pagar no se puede ver mucho, pero merece la pena entrar). También se puede pagar por una visita guiada. Sin embargo, de vez en cuando hay operas baratas, que por el mismo precio se puede ver el edificio y disfrutar de la música. 
  29. Ir a la plaza Liszt Ferenc : Allí podeis haceros una foto con la estatua de Franz Liszt
  30. Visitar el castillo de Vajdahunyad: Está inspirado en los castillos de Transilvania. Se encuentra en el parque de Varosliget y el precio para adultos son 1100 HUF (3,60€)
  31. Visitar el museo de agricultura: Se encuentra dentro del castillo de Vajdahunyad y muestra como era la vida cotidiana en el medio rural en Hungría
  32. Visitar la Casa del terror: Este museo hace un repaso de los dos regímenes autoritarios que han ocupado Hungría a partir de la II guerra Mundial. Su precio es de 2000 HUF (6,5€)
  33. Ver el monumento a las víctimas del holocausto: Son unos zapatos a la orilla del Danubio, en la zona de Pest. El monumento representa los zapatos que previamente les hicieron quitarse a judíos que después fueron asesinados y arrojados al Danubio.
  34. Ver el Danubio mientras das un paseo por el puente de las cadenas
  35. Visitar la sinagoga de Budapest: La más grande de Europa y la segunda más grande del mundo.
  36. Ir a ver el árbol de la vida: El sauce llorón más famoso de Budapest. En sus hojas están grabados los nombres de personas que murieron en la Segunda Guerra Mundial
  37. Aprovecharte de los precios de Budapest: Mucho más baratos que en España y una de las ciudades más baratas del mundo.
  38. Subir en el Budapest Eye: Otra manera de ver desde arriba Budapest es subidos en su noria gigante. El trayecto dura unos 10 minutos y el precio es de 2400 HUF (7,80€)
  39. Tomar un café donde se lo tomaba Sissi: El Café Gerbeaud, no es de los más baratos, pero tiene una decoración y un ambiente dignos de una princesa.
  40. Ver iluminado el puente de las cadenas Al igual que ver el parlamento iluminado, ésta también es una vista mágica que no deberías perderte


Si crees que nos hemos dejado algo importante, no dudes en escribirnos un comentario