En internet existen herramientas para facilitarnos nuestros viajes en territorios extranjeros. Algunas de ellas son verdaderamente útiles, entre las que destaca el Google Maps. Google ha implantado una tecnología que permite, no sólo ver el plano de las ciudades más importantes de medio mundo, sino también introducirnos en su mismísimo corazón y atravesarlas como si estuviésemos paseando en ellas. Sin embargo, algunos de los destinos más importantes de Europa no cuentan con este servicio para sorpresa de muchos viajeros.

Austria y Alemania, sin Google Street View

Parece sorprendente, pero dos de los países más visitados del viejo continente no cuentan con este servicio. En Austria para visitar ciudades como Salzsburgo o Viena, lo mejor es buscar algún blog específico que acompañe su texto con fotos, aunque la herramienta de Google Maps tampoco vendrá nada mal para calcular distancias dentro de la propia ciudad y para encontrar nuestro alojamiento sin perdernos.

El caso de Alemania es diferente. Aunque es  cierto que en la   gran parte del país no es posible  orientarse con el google      Street View, en algunas ciudades sí que es posible. Leipzig,    Hannover, Belefeld, Frankfurt, Dresden,  Nuremberg, Munich, Stuttgart, Dortmund, Essen,  Duisburg, Dusseldorf, Colonia, Hamburgo, Bremen,  Bonn y Berlín son los lugares en los que este servicio está  disponible.

Google Street View se integra poco a poco en los países balcánicos

Otra de las zonas en los que explorar las calles de sus ciudades es muy complicado es la de los Balcanes. Países como Croacia, Serbia, Kosovo y Montenegro tienen muy restringidas las vistas que uno puede contemplar desde el Street View. En Macedonia tampoco se puede recorrer en un coche de Google, toda una pena porque nos perdemos unos excepcionales paisajes.

Además de todos estos países, otros como BielorrusiaUcrania, Moldavia, Georgia, Azerbaiján y Armenia son otros de los lugares inexistentes para el Google Street View, algunos de ellos por razones evidentes. Otro archiconocido destino turístico en el que el gigante Google no ha conseguido entrar es la isla de Malta.  Pero sin duda alguna, el país cuya ausencia más lamentamos es Turquía. Quién quiera perderse por las calles de Estambul tendrá que pagar su billete de avión. C’est la vie!