Este pequeño país perdido entre Francia, Alemania, y Bélgica es una diminuta muestra de la preciosa mezcla de conjuntos históricos y espacios naturales de los que gozan los países de Centroeuropa. Luxemburgo, además de su capital del mismo nombre, posee un gran número de castillos y una naturaleza envidiable, como la cuenca del río Mosela, pero nosotros solo vamos a poder hablar de la capital, que fue lo único que pudimos visitar.

¿CÓMO LLEGAR A LUXEMBURGO?

–> Avión. Luxemburgo tiene conexiones aéreas con la mayoría de países de la Unión Europea, incluído España, con el que conecta vía Madrid o Barcelona. Bien es cierto, que es una conexión bastante cara.

–> Tren. Yo diría que el tren es la mejor manera de llegar a Luxemburgo. SNCB Europe ofrece conexiones desde Bélgica, Francia, Holanda y Alemania. Son trenes espaciosos y por lo general bastante cómodos. Desde Bruselas, el tren tarda aproximadamente 3 horas en llegar por el precio de 15 euros por persona y trayecto, ida/vuelta por 30 euros.

–> Autobús. La opción del transporte por carretera, en mi opinión, es la peor de las tres, El autobús viene a salir por algo más de 40 euros ida y vuelta, con una duración del trayecto algo mayor que la del tren. El servicio de Shuttle Bus que une el aeropuerto de Charleroi con Bruselas también ofrece viajes a Luxemburgo.

 

LLEGAR AL CENTRO DE LUXEMBURGO DESDE LA ESTACIÓN DE TREN

Desde la estación del tren de Luxemburgo hasta el centro de la ciudad habrá unos 2 kilómetros en un trayecto que no tiene pérdida ninguna. Hay que recorrer la Avenue de la Liberté hasta cruzar el Pont Adolphe (Actualmente en obras, han construido un puente provisional). Al cruzar llegaremos a la plaza de la Constitución, ahí tomaremos la rue Chimay hasta la place d’Armes donde giraremos a la derecha por rue du Curé, donde volveremos a girar a la derecha para entrar a la place Guillaume II bajo los arcos.

COSAS MÁS INTERESANTES DE VER EN LUXEMBURGO    

Valle del Pétrusse

Es la primera gran vista que nos encontramos al llegar al centro de Luxemburgo. Un valle enorme se muestra bajo nuestros pies con una maravillosa gama de colores verdes y marrones que hacen de la vista una de las más impresionantes de la ciudad. El Pont Adolphe a la derecha y la plaza de la constitución a la izquierda convierten el paraje en un entorno aún más espectacular.

 

Palacio Ducal

Este edificio, en el que todavía viven los Duques de Luxemburgo es una de las joyas de la corona de la ciudad, un elemento que simboliza el sentimiento de independencia nacional de los luxemburgueses. Su mayor problema es que se encuentra en una calle que no resalta para nada la belleza del edificio.

Durante seis semanas al año (en verano) los duques no viven ahí, por lo que hay visitas guiadas (Alemán, Francés, Inglés, Luxemburgués) por 7 euros. Nosotros tuvimos la suerte de entrar y es un palacio precioso por dentro, aunque la visita en el interior es demasiado corta. Eso si, es una pena, pero las fotos en el interior están prohibidas.

Chemin de la Corniche

También conocido como ‘el balcón más bonito de Europa’, es la vista que se ve en todas las postales de este coqueto país. La vista del Grund desde ahí es espectacular, con sus tejados negros y cúpulas puntiagudas. Merece la pena el viaje a Luxemburgo solo por poder asomarte a estas vistas.

Grund

Las callejuelas del casco viejo luxemburgués no dejan indiferente a nadie. El río cruza las casas y las terrazas de los bares son un espacio perfecto donde turistas y locales se mezclan en la mejor compañía posible.

Lo malo es que para llegar al Grund hay que bajar, bien sea por escaleras o por cuestas, es un largo paseo, que por supuesto luego hay que hacer hacia arriba. El Grund conecta con el Valle del Petrousse.

A pesar de la subida de después… merece la pena bajar y dar un paseito por ahí.

Catedral ‘Notre Damme’

La cúpula picuda de la catedral de Notre Damme es una de las imágenes más características de la capital luxemburguesa. Además de su belleza, tiene una particularidad, y es que las campanas suenan de una manera especial, tocando una canción. La verdad que es algo digno de ver, a nosotros nos sorprendió mucho y para bien.

 

Recorrido a pie por Luxemburgo (2 horas; 4 km)

Esta es la propuesta más típica de recorrido por Luxemburgo para realizar en un día, exactamente la misma que se oferta en la oficina de turismo de la ciudad. Existen tours guiados en inglés, francés, alemán y luxemburgués.

  1. Plaza Guillaume II
  2. Ayuntamiento (Hôtel de Ville)
  3. Estatua ecuestre de Guillaume II
  4. Palacio Gran Ducal
  5. Cámara de Diputados
  6. Círculo municipal
  7. Plaza de armas
  8. Monumento Dicks-Lentz
  9. Plaza de la constitución
  10. Monumento “Gëlle Fra” (Dama dorada)
  11. Casamatas del Pétrusse
  12. Conjunto de edificios del antiguo Colegio de los Jesuitas
  13. Catedral “Notre Damme”
  14. Iglesia de la congregación
  15. Plaza Clairefontaine
  16. Monumento Gran Duquesa Carlota
  17. Archivos nacionales
  18. Chemin de la Corniche
  19. Museo de Historia de la ciudad de Luxemburgo
  20. Peñón del Bock
  21. Casamatas del Bock y cripta arqueológica
  22. Monumento conmemorativo Goethe
  23. Iglesia St-Michel
  24. Marché-aux-Poissons
  25. Museo nacional de Historia y de Arte
  26. Capilla de San Quirino
  27. Viaducto
  28. Valle del Pétrusse
  29. Puente Adolphe
  30. Casino Luxembourg
  31. Place de Metz
  32. Place de Paris

 

COMER BARATO EN LUXEMBURGO

Aviso para navegantes, Luxemburgo está entre los tres países más ricos del planeta, y como no podía ser de otra manera, sus restaurantes están a la altura de esta consideración. Es por ello que si viajas a esta ciudad te recomendamos que hagas de tripas corazón y optes por la comida rápida.

En la plaza d’armes se encuentran el McDonalds y el Quick, aunque nosotros recomendamos encarecidamente el segundo. En el Quick si sois estudiantes podeís comer dos por 7 euros, hay un menú por este precio tiene: dos hamburguesas, patatas y bebida grandes (la bebida se puede rellenar). Además, por 3,5 € existe el Menu OK, con hamburguesa bebida y patatas también (aunque éste se queda un poco pequeño).

CURIOSIDADES DE LUXEMBURGO

Luxemburgo es una ciudad que alberga numerosos datos curiosos que no pasan desapercibidos para los viajeros, y a nosotros tampoco se nos escaparon.

  • Semáforos en Luxemburgo: Quien haya estado en Luxemburgo ya sabe a que nos referimos. En Luxemburgo los semáforos duran alrededor de 6 segundos, ya sea un paso de 2 metros que de 12, algo que hace que cruzar una carretera se convierta en algo parecido a un deporte de riesgo.
  • La gran paradoja de Luxemburgo: En un tiempo en el que las monarquías cada vez están siendo más cuestionadas, el pequeño país europeo escenifica perfectamente su monarquía parlamentaria hasta en su arquitectura, y precisamente la cámara de los diputados se asienta apoyada en el propio palacio Ducal.
  • Lenguas: Su posición geográfica también le ha dado una riqueza lingüística enorme, y es que en este país se hablan 3 lenguas oficiales, el francés, el alemán y el luxemburgués.
  • Un país muy rico: Luxemburgo se encuentra entre los 3 países más ricos del planeta, y eso se nota nada más llegar a sus calles llenas de coches de alta gama, joyerías y demás negocios lujosos.
  • ¿Souvenirs?: Es curioso, pero comprar un souvenir en Luxemburgo es bastante complicado. Hay muy pocas tiendas, con horarios muy extraños y precios muy altos.

Otras fotografías

 

VIDEO: