La casa de las mariposas de Viena es uno de los rincones que más nos gustó de la ciudad

A veces, cuando viajamos, descubrimos lugares que nos impactan sin tenerlo planeado. Estos pequeños ‘descubrimientos’ los recordamos con mucho cariño. Esto mismo fue lo que nos ocurrió cuando descubrimos la casa de las mariposas de Viena. En un primer momento, no teníamos ninguna intención de visitarla (los 5,50 euros que costaba la entrada nos echaban para atrás), pero finalmente dijimos: “es algo diferente, ¿por qué no? “, y además, por ser estudiantes solo pagamos 4,50€,  aún así, ¡nos salió más caro que ver una obra en la Ópera de Viena!. Pese a este gasto imprevisto, nuestro presupuesto fue muy bajo (pinchando en este enlace puedes ver tooodo o que nos gastamos en todo el viaje)

Casa de las mariposas de Viena – Exterior

La casa de las mariposas superó todas nuestras expectativas. Sabíamos que íbamos a ver mariposas (el nombre ‘La casa de las mariposas’ nos dio alguna pista), pero creíamos que iban a estar en espacios cerrados, y ¡para nada!, desde el momento en el que entramos vimos cómo las mariposas revoloteaban a nuestro alrededor, una experiencia mágica.

Es una pequeña jungla en el centro de Viena, con el clima propio de estos lugares (vamos, que te asas de calor, y más sí, como nosotros, vas un día que está nevando en la calle). A medida que paseas por allí, las mariposas te acompañan, sobrevuelan y se posan en la fruta. Las mariposas pasan muy cerca, y las puedes tener a un palmo de distancia, pero es importante que sepas que NO SE PUEDEN TOCAR bajo ningún concepto, ni aunque quieras llevarte la mejor foto. Estás en su ‘casa’ y, como buen invitado, tienes que respetar las normas y molestarlas lo menos posible.

El recinto es grande y tiene diferentes recorridos, puedes pasear por la jungla y los riachuelos, pero también puedes subir por el árbol y contemplar el oasis desde arriba. La casa de las mariposas de Viena se llevó un pedacito de nuestro corazón, y si hubiésemos tenido tiempo, nos hubiésemos quedado mucho más disfrutando de las mariposas. También es verdad que este lugar nos sorprendió porque no nos esperábamos que fuese así, quizá sabiéndolo de antemano no te impacte tanto, pero, en cualquier caso, es un lugar capaz de encantar a cualquiera.

Y como no es lo mismo verlo en fotos que en directo hemos hecho un pequeño mix de videos que hicimos de allí, los videos no los sacamos pensando en ponerlos luego en el blog, pero ya que los tenemos os los dejamos para que os podáis hacer una mejor idea de la magia que desprende este lugar.

Y para los más despistados, esta es la localización exacta de la casa de las mariposas de Viena. 

Aunque la casa de las mariposas es solo uno de los rincones que puedes visitar de Viena, en el siguiente botón tienes muchos más

¿Qué puedo hacer en Viena?

Opt In Image
¿Quieres saber más consejos para viajar low cost?
Estás a un solo click

Si, como nosotros, amas viajar pero siempre vas con lo justo, te interesará suscribirte a nuestra newsletter. En ella te enseñaremos desde destinos que seguro que no conocías, hasta las maneras más curiosas de ahorrarte un dinero durante tus viajes. Y no, no te vamos a spammear.