Hendaya es un ciudad francesa que se encuentra a 21 km de Donostia, justo al otro lado de Hondarribia. Es un pueblo muy turístico ideal para pasar un día de veraneo entre sol, playa, surf, tienditas, terrazas…

Fuimos en bus desde Bilbao hasta Irún por unos 9 € y luego cogimos un tren de Irún a Hendaya. La verdad no estábamos nada emocionados… hicimos todo el trayecto de bus lloviendo al más puro estilo Ocho Apellidos Vascos, llegamos a Irún y seguía lloviendo… Pero sorprendentemente al llegar a Hendaya empezó a mejorar de tal manera que como no soportábamos el calor yo me compré un pareo para poder quitarme los pantalones largos (por un eurito, muy low cost) y se de otro que se compró un bañador para poder disfrutar de la maravillosa playa de Ondarraitz.

Una playa de arena fina, con buenas olas para surfear e ideal para pasar un rato remojados. Además, está pensada para todos los gustos, ya que el extremo este es frecuentado por nudistas. Las casitas que rodean a la playa no tienen desperdicio y son el marco perfecto para una (o unas cuantas) fotos.

playa5 playa6

Hendaya cuenta además con el Castillo Abbadia, la verdad es que a pesar de que valga 7,90 euros y que no se puedan sacar fotos dentro (aunque alguna ya sacamos un poco destrangis), merece una visita . Es un castillo muy diferente a lo que estamos acostumbrados, es excéntrico, con gran variedad de colores, construido entre 1864 y 1879 en estilo neogótico… o eso nos contaron.

El señor Abbadia, que da nombre al castillo, fue un explorador, apasionado por la geografía, la astrología y de varias culturas del mundo y eso se ve reflejado en su castillo. La visita no es guiada te dan un cuadernillo donde te cuentan la historia de las diferentes salas, y no solo merece la pena por el interior, el exterior también es de gran belleza ya que además esta enclavado sobre unos acantilados rodeado de verde y en el horizonte se ve el mar, un contraste espectacular. Casi se nos olvida, pero el castillo esconde un gran misterio que te retarán a descubrir, eso sí, hay que estrujarse bien el cerebro.

Para subir al castillo puedes coger uno de los buses gratuitos que pone el ayuntamiento y que suben hasta los dominios del castillo. Aunque también te llevan a la playa y al ayuntamiento. Aquí podéis ver el recorrido y los horarios. Y sí, has leído bien, ES GRATIS. 

castillo5paisaje5

También puedes disfrutar del Domaine d’Abbadia hay varios senderos que transcurren a lo largo de la costa y ofrecen unas vistas del océano maravillosas. Se pueden ver formaciones rocosas conocidas como flysch, que nosotros no entendemos muy bien lo que son pero dicen que son importantes. El recorrido dura unas dos horas, pero no podemos acceder a él desde el Castillo, así que tocará patear hasta alguna de las 3 entradas de este paraje.

En nuestra opinión Hendaya merece una visita, ya que además de la playa, el castillo y el Domaine, es un pueblo para disfrutar de un paseo entre sus calles, tanto por su centro histórico como por los puestos y tiendas cercanos a la playa. Nosotros nos quedamos con ganas de haber estado más de un día y probar su reputada gastronomía, ¡¡sobre todo cuando vimos un camping en plena playa!!