Hacer bien la mochila es todo un arte

Para preparar la mochila una de las cosas más importantes es saber a dónde vamos a irnos de viaje, ya que el contenido de la mochila va a depender del lugar, el clima y las actividades que queramos realizar.

No es lo mismo irte a mochilear por Thailandia que por Rusia, por ejemplo. Tampoco es lo mismo irte a zonas urbanas o zonas rurales, en estos casos el equipamiento que lleves seguro que es muy diferente.

La mochila debe permitirnos ser autónomos sin olvidarnos de que lo más importante es que sea ligera porque tendremos que cargar con ella durante el viaje. No deberíamos llevar más peso que el 15-20% de nuestro peso corporal, es decir, si pesamos 60kg no deberíamos llevar más de 9-12kg.

Tres pasos: elegir, organizar y preparar la mochila

 

¿Cómo ELIJO mi mochila?

Es necesario que sea una mochila de tejido y costuras resistentes (queremos que nos aguante muchos viajes).

El tamaño de la mochila hay que elegirlo en función de la longitud de la espalda (son mejores las que tienen una talla fija y no son ajustables, ya que las ajustables añaden peso innecesario a nuestra mochila).

En general, si prefieres no facturar la mochila, tendría que tener unas dimensiones entre los 30 y los 45 litros. Y si supera los 45 litros, por norma general, tendrás que facturarla.

Hay mochilas para hombres o mochilas para mujeres. La principal diferencia es que se adaptan mejor a sus cuerpos.

La capacidad de la mochila se mide en litros, si queréis viajar súper ligeros con 30 litros (800gr) os vale pero si queréis llevar algo más lo normal es una de 50-60 litros (1300gr).

La roja es de 30 litros y la morada de 50 litros:

En algunas ocasiones es difícil preparar la mochilamochila 30 litros

Para que os hagáis una idea, las de 30 litros muchas veces se utilizan como mochilas escolares...

¿Cómo ORGANIZO mi mochila?

Lo más importante es repartir bien el peso, buscando un equilibrio (al ponerla de pie debería mantenerse derecha). Tenemos que tener en cuenta las cosas que vamos a utilizar tienen que estar a mano y que dependiendo del clima las cosas de lluvia deben estar accesibles.

Parte de abajo: ponemos el material ligero y al que podemos acceder fácilmente si tenemos una cremallera en la parte baja de la mochila (saco de dormir, zapatos…)

Zona media (espalda): ponemos los objetos más pesados (agua, comida…)

Parte alta: se colocan los objetos de peso intermedio o más voluminosos

Encima de la mochila y en los bolsillos laterales: colocamos las cosas que vamos a necesitar ese mismo día.

Ajustar la mochila también es importante para conseguir que la mayor parte del peso lo soporte la cadera. Para ajustarla, aflojamos todas las correas, nos colocamos el cinturón abdominal en lo alto de la cadera y lo apretamos. Después apretamos el resto de los tirantes (no demasiado fuerte para no transferir el peso a los hombros)

Un TRUCO para ganar espacio es organizar las cosas de manera lógica en bolsas pequeñas (ropa, ropa interior, ropa de abrigo, botiquín, comida…). Así queda más organizado y es más fácil sacar y meterlo en la mochila.

¿Qué LLEVAR en mi mochila?

Bueno lo primero es que no se deben llevar cosas “por si acaso” si no lo necesario.

  • Dos pares de calcetines (si se viaja muy ligero) sino podemos meter cuatro. Lo mejor es que sean de lana o poliéster porque así cuando los lavemos se van a secar antes. Lavamos los calcetines que hemos llevado ese día y los ponemos a secar por la noche.
  • Dos mudas de ropa interior (o cuatro, por las mismas razones que los calcetines)
  • En mi opinión una prenda estrella es el “pantalón convertible en short”, es una prenda comodín, lo mismo te hace de pantalón largo que de pantalón corto.
  • Camiseta de manga corta
  • Camiseta de manga larga
  • Bañador discreto (para poderlo usar como pantalón corto). En el caso de las chicas podemos usarlo como ropa interior (de fácil secado)
  • Chaqueta polar ligera
  • Chaqueta impermeable
  • Un fular puede ser muy útil, es otra prenda estrella, ya que lo mismo vale para cubrir el cuello, que hace de vestido, que cubre el pelo si entramos a un templo o que nos hace de manta si refresca (y seguro que se os ocurren mas usos)
  • Botiquín de primeros auxilios
  • Una navaja
  • Cubiertos
  • Linterna
  • Candado
  • Toalla de viaje ultraligera y absorbente
  • Gafas de sol
  • Hilo y agujas (esperemos que no se nos rompa la mochila)
  • Mechero
  • Saco de dormir si nos es necesario
  • Neceser (Con lo imprescindible. Un jabón en pastilla puede servirnos como detergente, champú, antiséptico)
  • Mapa y guía turística del lugar
  • Adaptador de enchufes universal
  • Cámara de fotos
  • Si queréis descargar las fotos que hagáis en vez de llevar un ordenador, es más fácil y ligero llevar un disco duro, ya que lo puedes conectar en cualquier cibercafé y guardar las fotos.

Si vamos a un sitio donde va a hacer frió habría que añadir algunas cosas como:

  • Camiseta y mallas térmicas
  • Chaqueta abrigada
  • Gorro
  • Guantes polares
  • Calcetines de lana
  • Calzado caliente e impermeable (tipo gore tex)

 Dos COMPLEMENTOS a la hora de preparar la mochila

Una bolsa portadocumentos, “bolsillos de seguridad”: resulta útil ya que podemos llevar los documentos importantes y el dinero guardados debajo de la ropa como medida de seguridad, así podemos evitar robos en lugares con mucha gente. Hay diferentes modelos, un ejemplo serían estos:

bolsillo-de-seguridad- portadocumentos

*Si hubiésemos seguido nuestro propio consejo no nos hubiesen chorizado en Rusia

Un bolso de cadera: se lleva a un lado, no interfiere con el cinturón abdominal ya que éste se lleva más alto. Resulta muy cómoda porque va apoyada sobre la pierna y no se mueve al andar.

 

bolso de cadera

Aunque en la comodidad de uno mismo no hay nada escrito, esperamos que estos consejos os puedan ser de ayuda.

Como ya hemos comentado antes, preparar la mochila es todo un arte y, como dice el dicho, cada maestrillo tiene su librillo. Así que os dejamos por aquí un vídeo que también explica como hacer la mochila a su manera y que seguro que os viene genial.