Perteneciente a la cadena de hoteles PLUS, que cuenta con alojamientos en Florencia, Roma, Praga y Berlín, el Camping Jolly es una de las alternativas más económicas para los viajeros que pretenden disfrutar de unas vacaciones en Venecia. Situado en la localidad de Marghera, en terraferma, este camping está dirigido sobre todo a un público joven, pero también es frecuente ver familias alojadas allí.

Hay múltiples opciones para disfrutar en el Campins Jolly. Desde las tiendas de campaña, autocaravanas, habitaciones de tela y bungalows para diferente número de personas. Cada uno de estos bungalows dispone de baño completo. A medida que la casa es más grande, incorpora otros elementos como cocina y nevera.

camping jolly

camping jolly

El camping dispone de numerosas áreas de esparcimiento, así como de lugares para las personas que acampan en él. Entre ellas destacan la piscina, con dos jacuzzis (de agua fría), un pequeño campo de fútbol de arena, junto al cual también está el parking del camping. Para las personas que pernoctan en tienda de campaña, el Camping Jolly ofrece también baños con ducha, una lavandería y un rincón donde fregar los platos y cubiertos.

Además, las zonas comunes disponen de un servicio gratuito de WIFI. Pero los que no hayan llevado consigo ningún dispositivo,  también podrán utilizar los ordenadores de la recepción del hotel. Los bungalows que están junto a la piscina pueden gozar de este servicio sin tener que salir de la habitación.

Amén de todos los servicios citados, en el Camping podemos encontrar también un restaurante que por la noche se hace discoteca y un supermercado pequeño pero con un gran número de productos. Eso sí, las horas justo antes del cierre acostumbra a llenarse de gente, por lo que conviene hacer las compras a primera hora de la mañana.

Uno de los puntos fuertes del Camping Jolly es que hay un autobús cada hora que te lleva desde la puerta hasta el Tronchetto (el lugar donde se coge el pequeño tren que te lleva a Piazzale di Roma) por un precio de 2 euros por trayecto, lo que hace que sea un alojamiento muy cómodo pese a estar fuera de Venecia. A los que no les convenza esta opción, también pueden coger el autobús público de la línea 6B (Piazzale Roma – Panorama) aunque hay que andar más y no merece la pena.

Uno de los aspectos negativos del camping es el subterráneo que hay que cruzar para llegar a él. La verdad es que tiene un aspecto algo tétrico y eso asusta a mucha gente. La solución para no tener que atravesarlo es, o bien coger un taxi, o tomar el autobús que hemos citado antes, que, por cierto, el último es a las 23:00h. Suelen esperar a que llegue el siguiente tranvía al Tronchetto, pero no esperan más de 10 minutos, así que si lo pierdes tendrás que coger un taxi o regresar en el bus de línea.

En general, se podría decir que el camping está muy bien en relación a su calidad precio, además disponen de un personal majísimo que te orienta en todas las cuestiones que necesitas, tanto en lo referente al hotel como al turismo por Venecia. Sin duda alguna, en nuestro caso, una experiencia a repetir.

 camping jolly

camping jolly venecia

camping jolly camping jolly