Los pueblos con más encanto de la Rioja, desde Sajazarra hasta Zaldierna

A todos nos encanta recorrer mundo, conocer tesoros escondidos, pero a veces los más escondidos son precisamente los que tenemos muy cerca. Por eso, este año mientras veraneábamos cogimos el coche y nos pusimos a recorrer una tierra que nos encanta: LA RIOJA. Tierra de vino, sí, pero también de pueblos y ciudades preciosas, como los que os vamos a descubrir con este post, cada uno con una particularidad especial. A lo largo del post te iremos planteando una serie de retos que hacer en estos lugares, si los cumples no dudes en compartirlos en los comentarios 😀

Ezcaray: La montaña en su más puro esplendor

Ezcaray es de esas ciudades que tienen un encanto especial, aunque en verano suele estar verdaderamente concurrida. A los pies de la montaña, mucha gente la conoce como lugar de paso de la estación de esquí que tiene a apenas 20 minutos de distancia, Valdezcaray. Sin embargo, lejos del turismo de nieve es un lugar precioso que merece la pena visitar.

Ezcaray

Teatro de Ezcaray

Terrazas en Ezcaray

¿Lo mejor que hacer en Ezcaray? Perderse entre sus calles y probar alguno de sus bares. Por cierto, para los amantes de las croquetas en Ezcaray se encuentra el restaurante que dicen que hace las mejores croquetas de España, y damos fe de que están deliciosas, aunque la ración (6 croquetas) está a 9 euros en el restaurante Echaurren. Vale, no es muy low cost, pero de vez en cuando hay que darse un caprichito, ¿no? 😛

Una preciosa casita

El centro de Ezcaray

Las famosas croquetas del Echaurren

Reto en Ezcaray
Tenéis que buscar una anilla que hay sobre una columna en una plaza de Ezcaray y golpearla 3 veces. Según dicen, ese mismo gesto lo hicieron cientos de bandidos años atrás para acogerse al fuero de Ezcaray.

Zaldierna: Encanto en cada piedra

A unos pocos kilómetros de Ezcaray un pueblecito empedrado resiste al paso del tiempo sin envejecer. No, no es magia, pero el resultado desde luego que es mágico y sorprendente. Desde la llegada a Zaldierna (hay un pequeño espacio para aparcar los coches) todo es de piedra. Los puentes, las calles, las casas, las fuentes…

Una calle de Zaldierna

La plaza de Zaldierna

Junto con Sajazarra es uno de los lugares que más gratamente nos ha sorprendido de la zona, un pueblo pequeño no tan conocido como otros rincones del país pero que realmente podría competir entre los pueblos con más encanto sin ninguna duda. Eso sí, si vais a Zaldierna mejor por la mañana, por la tarde puede haber bastante gente y eso te complicaría el aparcamiento.

Plaza de Zaldierna 2

‘Casita’ de Zaldierna

Sajazarra: El pueblo que tiene encerrado a un dragón

En este pueblo al llegar si dices bien el nombre sin atragantarte te regalan un helado de limón. Que no… es broma, el helado es de chocolate. El caso es que Sajazarra es un pueblo cuyo casco histórico merece la pena. Para empezar, todas las casas son del mismo estilo: color anaranjado, paredes gruesas y casi todas ellas coloreadas con las flores que adornan los balcones… preciosas.

Calle de Sajazarra

Hasta las puertas son bonitas en Sajazarra

El dragón asoma la cabeza en la plaza de Sajazarra

Pero todavía hay más. Cuando ya has recorrido el pueblo de punta a punta todavía te queda lo mejor. Por un lado, el castillo con sus torreones (que según pudimos saber está habitado). Y por otro lado el dragón de Sajazarra. Sí, sí, como lo lees, en Sajazarra hay un dragón, y para que no se escape lo han escondido en un edificio, por lo que solo se pueden ver la cabeza y la cola del dragón. Ten cuidado, no te vaya a morder en tu visita que dicen que tiene muy malas pulgas…

Castillo de Sajazarra

Casitas que se dan la mano

La cabeza y la cola del dragón

Reto en Sajazarra
Tienes que encontrar un callejoncito que hay entre dos casas que se dan la mano LITERALMENTE

Haro: La capital del vino Rioja

“Ya estamos en Haro que se ven las luces”, era lo que decían los habitantes de otras ciudades de la Rioja y alrededores al llegar a Haro, puesto que fue una de las primeras de la zona (y de toda España) en incorporar el alumbrado eléctrico. Aunque hoy no es más conocido por eso que por la cantidad de bodegas que hay instaladas en esta pequeña ciudad riojana.

Plaza central de Haro

Pórtico de la Iglesia de Santo Tomás

Sin duda alguna para los amantes del buen vino Haro y sus bodegas son un lugar de obligatorio recorrido ya que como se puede leer en su ayuntamiento, a esta ciudad se la podría considerar como capital del vino. También es conocida por su batalla del vino, que consiste en mojar al prójimo sin otra munición que el propio vino que, por cierto, sale de las fuentes, un sacrilegio para algunos y todo un gustazo para otros, desde luego que es una fiesta que no deja indiferente a nadie.

Fachada del ayuntamiento de Haro

Reto en Haro
A ver quién es el/la guapo/a que nos dice cuantos barriles de vino hay en la fachada principal del Ayuntamiento de Haro.

Santo Domingo de la Calzada: Donde cantó la gallina después de asada

Santo Domingo de la Calzada es una ciudad de La Rioja por la que pasan miles de peregrinos a lo largo del año que realizan el camino de Santiago. La verdad es que Santo Domingo está plagado de encantos desde la torre (a la que se puede subir por dos euros), hasta la catedral, pasando por el parador, un rinconcito precioso pero no muy low cost a decir verdad.

Torre de Santo Domingo

Calles de Santo Domingo de la Calzada

Catedral de Santo Domingo por fuera

Lo más curioso de este pueblo es la leyenda que existe. Así la cuentan en la página web de la catedral de Santo Domingo:

“Un matrimonio alemán y su joven hijo, Hugonell, se dirigen en peregrinación a Compostela. Al llegar a Santo Domingo se hospedan en un mesón. La hija del posadero se enamora del joven, pero al no ser correspondida decide vengarse ocultando una copa de plata en el equipaje del joven. Cuando éste abandona la ciudad la muchacha denuncia el robo. Al ser capturado, se encuentra la copa entre sus pertenencias por lo que es acusado de robo y condenado a la horca.

Al día siguiente, sus padres, antes de emprender el viaje, van a ver el cuerpo de su hijo, quien sorprendentemente estaba vivo y les dice: “El bienaventurado Santo Domingo de la Calzada me ha conservado la vida contra el riguroso cordel… dad cuenta de este prodigio”. Los padres acuden a contar el suceso al corregidor de la ciudad, pero éste, escéptico, comenta que el joven está tan vivo como el gallo y la gallina asados que se dispone a comer. Al instante las aves recuperan las plumas y la vida, dando fe del portentoso milagro.”

Es curioso porque para conmemorar este milagro se guarda dentro de la catedral un gallo y una gallina vivos. Por esta leyenda se conoce Santo Domingo de la Calzada como el lugar donde cantó la gallina después de asada.

Santo Domingo

Parador de Santo Domingo

Parador de Santo Domingo

Reto en Santo Domingo
Encontrar al gallo y a la gallina dentro de la catedral.

Laguardia (Álava): La ciudad amurallada que no te puedes perder

Laguardia es un pueblecito de la Rioja alavesa que tiene un encanto especial. El pueblo se esconde detrás de unas murallas, que hace un tiempo funcionaron como defensa de la ciudad. Pero además de las murallas, la torre Abacial y la Iglesia de San Juan, Laguardia es una ciudad para callejear, de arriba abajo y de izquierda a derecha. Solo así podemos descubrir todo su encanto.

Plaza de Laguardia

Calle de Laguardia

Reto en Laguardia
Tenéis que encontrar unos zapatos muy pesados que hay en Laguardia. En cuanto los veáis sabréis cuales son 😛

Elciego (Álava): Un pequeño Guggenheim en medio de La Rioja alavesa

En honor a la verdad, de El Ciego no tenemos mucho que decir porque lo único que vimos del pueblo son las bodegas de Marqués de Riscal, que por sí solas ya merecen la pena. El edificio de las bodegas seguro que lo has visto mil veces en fotos, anuncios, películas… Está diseñado por Frank Ghery, el arquitecto del Guggenheim de Bilbao y su estilo queda latente en estas preciosas bodegas, que tienen un estilo inconfundible. En definitiva, un rinconcito de la rioja que no te puedes perder.

Bodegas Marqués de Riscal

Elciego

Viana (Navarra): Una joya a las afueras de Navarra

Viana, el último rincón de nuestro recopilatorio y probablemente uno de los que más encanto tiene, si no el que más. Aunque está en la provincia de Navarra desde el propio pueblo se puede ver la ciudad de Logroño, que queda a unos 10 minutos en coche.

Calles de Viana

Vayas por donde vayas este pueblo sorprende. Una vez te adentras en sus murallas Viana te atrapa y hace que no quieras salir. Todo el pueblo en sí es un casco histórico y cada balcón tiene algo que decir.

La plaza del pueblo es un lugar que merece una mención especial, su belleza es particular y pocos lugares enganchan tanto. Y, ¿por qué no decirlo?, también es muy fotogénica. Además del edificio del ayuntamiento en la plaza nos encontramos también con la Iglesia de Santa María, cuyo pórtico no te puedes perder.

Ayuntamiento de Viana

Iglesia de Santa María

No nos olvidamos tampoco de la iglesia de San Pedro que es muy curiosa porque ¡Está en ruinas! Uno de los lugares más curiosos de la zona.

Iglesia de San Pedro

Mirador de Viana

Reto en Viana
Averiguar quién es el hijo adoptivo de la ciudad de Viana. Pista: Está en el mirador.

¿Conocéis algún otro rinconcito de La Rioja que merezca la pena visitar? Déjanos un comentario